LA UTILIDAD DEL RENCOR CUANDO LA VERDAD NO AYUDA

“Socialism is a philosophy of failure, the creed of ignorance, and the gospel of envy, its inherent virtue is the equal sharing of misery.”

Wiston Churchill

Al leer el artículo  APUNTES PARA EL RENCOR DE CLASE del Sr. Amado Martínez Lebrón y publicado en 80grados no mas me acordé de la cita arriba reproducida de Winston Churchill.  El artículo es un santuario de todas las ideas erradas de la izquierda Marxista; una izquierda que no tiene ideas y cuya mas fructífera estrategia es plantar la semilla de la envidia y el rencor através de argumentos falacios que solo lleva a la miseria emocional a aquel que tenga el infortunio de caer persuadido por sus argumentos.

El artículo comienza con una cita de Marx; el mismo que logró crear esta religión llamada Marxismo la cual no importa cuan descreditada esté nunca dejará de sorprender por su capacidad de mantener adeptos. Al igual que las religiones convencionales todo lo que sus adeptos necesitan es no perder la fe. La cita la reprodusco aquí:

Capitalism dispels all fixity and security in the situation of the laborer…it constantly threatens…to snatch from his hands his means of subsistence, and… make him superfluous. We have seen… how this antagonism vents its rage…

Poco de utilidad ha salido del Marxismo y su única herramienta para continuar vivo es la constante agitación de las masas, por los intelectuales, con su mensaje de la redención eventual de los pobres y trabajadores con respecto a los ricos capitalistas “explotadores”. El elemento de mayor atracción de esta filosofía es precisamente este mensaje del rencor donde el pobre en algún momento logrará vengarze contra el rico por la condición que este supuestamente ha forzado en él. El Marxismo por tanto termina siendo una religión y sus adeptos siempre tendrán fe en la validez de sus preceptos no importa cuantas veces se valide sus fracasos en aquellos lugares donde el mismo se ha planteado e impuesto. Marx famosamente declaró que la religión es el opio de las masas a lo que el sociólogo francés Raymond Aron rebatió al declarar que el Marxismo es el opio de los intelectuales. Al igual que las masas nunca aceptarán un mundo sin Dios irrespecto de cuanto los intelectuales quieran ridiculizar la idea, los intelectuales nunca aceptarán lo falacio de las doctrinas Marxistas no importa cuantas veces fracase y se demuestre lo absurdo de las mismas.

La cita de Marx con la que comienza el artículo es un claro ejemplo de la mentalidad fallida del mas alto obispo de esta religión. En la cita habla él de como el Capitalismo “desvanece toda seguridad y complacencia en la situación de los trabajadores” y “como amenaza constantemente en arrebatar de sus manos los medios de su subsistencia convirtiendo al trabajador en un ser superfluo”.

La existencia del hombre en este mundo ha sido una mísera desde el mismísimo comienzo de nuestro viaje existencial por el mismo. La pobreza ha sido el estado natural del hombre, la miseria su eterno compañero de viaje, la muerte prematura su suerte mas certera. Sin embargo, esta cita de Marx da la impresión de que la vida antes del Capitalismo era una dulce y justa; y que esta existencia fue adulterada con el advenimiento de tan injusto sistema como ha sido el Capitalismo. Lo que se puede entrever de su cita es que antes del Capitalismo los trabajadores tenían plena seguridad de subsistencia lo cual es absurdo. ¿Cómo explica entonces que los primeros Capitalistas lograran siempre que hubieran  personas disponibles a trabajar bajo condiciones que hoy se consideran inhumanas si los mismos vivían con tanta seguridad económica?

Cuando un Capitalista invierte su fortuna acumulada, en una operación productora, lo primero que tiene que hacer es procurar por la maquinaria y la empleomanía para llevar a cabo la acción productora. Estas acciones son riesgosas ya que la inversión la puede perder en caso de que el producto que él está especulando que será un éxito de venta no lo sea. Sin embargo, sea o no sea un éxito el tiene que pagar por el equipo y el sueldo de la empleomanía. La empleomanía, aún bajo las condiciones abismales de trabajo al comienzo de la época Capitalista, era fácil de conseguir; ya que las condiciones de subsistencia para la mayoría de la población eran precarias. Mucho mas precarias que trabajar para un empresario capitalista.

Es deshonesto achacarle la inseguridad en el trabajo a los empresarios capitalistas ya que esta seguridad depende del gusto cambiantes de los consumidores y de la compentencia de otros empresarios. La inseguridad es un elemento característico de nuestra existencia y no una característica impuesta por el capitalismo.

Esta torcida impresión de la realidad que sufre la izquierda se manifiesta, también, en propuestas simplistas sobre como resolver los problemas mas obstinados del mundo como lo es el azote del hambre. Esto lo vemos reflejado en el artículo al plantearse la siguiente pregunta y su respuesta a la misma:

“¿Cómo podríamos erradicar el hambre en el mundo sin sacrificar los recursos futuros? La respuesta resultaría fácil: Bill Gates podría donar el 66% de su riqueza y con ello se solucionaría.”

Es sintomático de la izquierda Marxista no entender cual es el rol del dinero en la sociedad y como la acumulación de capital ha sido necesaria para lograr los estándares de vida que gozamos hoy en dia aún entre los mas pobres. Por eso les causa indignación al escuchar que tal o cual fulano ha acumulado billones de dólares porque en su simple perspectiva existencial es bien fácil calcular que ese dinero puede comprar tal o cual cantidad de comida y bienes mínimos necesarios para lograr sacar a los mas pobres de la miseria.

La falta de dinero no es la causante de la pobreza sino su mas obvio síntoma. La pobreza nunca se podrá erradicar quitándole dinero a la clase rica y transfiriéndola a la clase pobre. Ante su incapacidad de poder entender esto su única fuente de explicación para que el mundo no se mueva en la dirección que ellos apuntan para la erradicación de la miseria es que el Capitalismo es la explotación del ser humano por el ser humano y que los ricos son ricos a expensas de los pobres. Su percepción de la realidad es tan infantil como la de un niño que ve 12 biscochos en la mesa de los cuales el tiene solo uno porque otro niño se apropió de 6 y otro de 5, dejándolo a él con el único restante. Para el niño es obvio que lo justo para salir de su miseria es que los otros niños repartan el exceso de forma igual. La economía, sin embargo, no funciona así; para la gran frustración de los intelectuales. Frustración que se intensifica por el total desdén de ellos a hacer el esfuerzo de entender lo que la acumulación de capital logra en la sociedad.

El dinero tiene una función en la sociedad la cual es facilitar la interacción humana mediante el intercambio indirecto de bienes y servicios. El dinero lo único que logra es añadir fluidez a las transacciones comerciales y por tanto añade mas riqueza a la sociedad que lo utiliza. El advenimiento del dinero no empobreció a nadie. Las razones por la cual una persona era pobre antes del advenimiento del dinero son las mismas por las cuales es pobre después. El pobre no es pobre porque no tiene dinero, el pobre es pobre porque no tiene nada que intercambiar de valor.  El dinero es solo una estratagema para lograr darle fluidez a las transacciones comerciales entre personas aumentando así la cantidad de transacciones que se llevan a cabo en la sociedad por unidad de tiempo y de esta forma acelerando el proceso de creación de riquezas que la misma sociedad va produciendo. Las riquezas de una sociedad se mide no por la cantidad de dinero que hay disponible sino por los bienes materiales producidos y en el proceso de producción. El dinero al hacer mas fluídas las transacciones enriquece a la sociedad en general al aumentar la cantidad de materiales producidos y por producir. El dinero no cambió la naturaleza de las relaciones entre los hombres sino que le añadió fluidez. Hizo que las mismas fueran mas eficientes y rápidas. El dinero es la razón por la cual la pobreza ha ido en descenso a través de los siglos. Por tanto, el dinero es solo una herramienta que nos permite crear riquezas y la acumulación de capital en menos tiempo, pero no es la razón de nuestras riquezas.  Si el dinero fuera nuestra fuente de riquezas el problema de la pobreza se resolvería imprimiendo dinero y repartiéndole a todos una porción suficiente para su sustento. Suficientes ejemplos hay en la historia mundial de los resultados nefastos que ha tenido la política de imprimir dinero por los gobiernos que se han visto seducidos por la misma.

Las razón por la cual el Sr Gates no puede donar el 66% de sus riquezas es porque las mismas son en acciones de sus compañías. El capital en acciones es exactamente lo mismo que la zapata de un edificio. Argumentar que es un gasto innecesario la enorme cantidad de cemento para la zapata de un edificio y que el cemento que se usa en el mismo se puede usar mejor en crear mas paredes y pisos, así creando mas viviendas para subsanar la carencia de las mismas en la sociedad es patentemente absurdo. Sin embargo, esto es lo que proponen los que continúan con este tipo de discurso. La falta de atención en cuanto a la necesidad de la acumulación de capital para el sostenimiento operacional de una compañía elude todo intento de explicar la necesidad de esta acumulación para lograr seguir enriqueciendo a la Sociedad con los servicios que brinda la misma.

El resto del artículo del Sr. Amado Martínez Lebrón expone un sin número de citaciones sobre los ricos y la arbitrareidad de sus riquezas, la supuesta violencia de los ricos sobre los pobres y termina con un reclamo para que todos terminemos con este sistema indigno.

Ante las inequidades que esta vida nos impone es fácil adjudicarle las mismas a entes concretos, como lo son los ricos, en vez de tratar de comprender las fuerzas que subyacen a la acción humana y que son responsables de este sistema; un sistema que es producto de la acción humana pero no del diseño humano. Un sistema que paulatinamente ha logrado sacar de la pobreza a mas seres humanos que cualquier sistema diseñado por el hombre. Como bien comentó el economista Ludwig Von Mises llamarle Capitalismo a este sistema es desafortunado ya que crea la idea de que hay otros sistemas que se pueden crear y asignarle nombres.

El Capitalismo es sencillamente la división de trabajo y la acumulación de capital que se logra según pasa el tiempo y no un sistema impuesto por los poderosos al resto de la población.

3 comentarios

    • ¡Gracias por opinar, José!
      Sí leí Marx. No todos los que leen a Marx caen persuadidos por sus argumentos.
      Sin embargo, me hubiera interesado mas que plantearas cual fue el disparate mayor del artículo en vez de ser tan general con el mismo.
      Saludos…..
      Luis Pérez

      Me gusta

      • Hola,
        Te puedo decir uno que es el más obvio. si como dices, has leído a Marx, como se te ocurre escribir que lo que plantea Marx que para superar el capitalismo hay que regresar a un tiempo pasado. Marx tiene una idea del progreso y de la evolución histórica bastante clarita. Léete 18 de Brumario para que veas. Toda su teoría sobre la revolución y la lucha de clases es todo lo contrario a lo que tu dices que él dice.
        Saludos

        Me gusta

¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s