EL SALARIO MÍNIMO – UN PLANTEAMIENTO DESHONESTO

El  salario mínimo es un tema que ha vuelto a la palestra pública. La situación precaria de las personas que trabajan devengando el salario mínimo es una de continua necesidad. ¿Quién podría estar en desacuerdo con que el gobierno aumente el salario mínimo federal y así influenciar de forma beneficiosa a ese segmento de la sociedad que devenga tan poco en salario? Solo una persona fría de corazón y falto de alma podría estar en desacuerdo con una medida como esta que haría justicia a los mas necesitados.

Sin embargo, argumentar en contra de esta intromisión del gobierno y de ese grupo de políticos que se creen que la economía es una que se puede influenciar de forma beneficiosa con solo pasar una ley para el bien de todos lo actores de la misma es lo que voy a hacer aquí.

Aumentar el salario mínimo federal causará mas zozobra y necesidad a ese segmento de la población que solo puede competir por este tipo de trabajo que devenga tan poco. Este es el tipo de medida que solo se evalúa por su objetivo y no por sus resultados los cuales son bien conocidos. Para el político populista esto sin embargo es de poca importancia cuando el mismo pesa la buena voluntad política que recibirá de un pueblo agradecido por empujar este tipo de iniciativa. Esto es así ya que la economía es un área de estudio tan perversa que las ideas que suenan justas y humanistas son siempre bien recibidas por el pueblo general aún cuando las mismas afectan de forma dañina la economía con el pasar del tiempo mientras  los planteamientos para la mejor evolución de la economía siempre suenan crueles e injustas. El salario mínimo es un excelente ejemplo de esto. Establecer un salario mínimo creará con el pasar del tiempo mas desempleo. ¿Pero cómo?

La historia del salario mínimo comenzó en la primera mitad del siglo XX y la misma tiene como fuente la discriminación racial que en esos tiempos sufrían los negros en los EEUU. El gobierno, en su afán de sacar a la nación de la mas profunda recesión jamás experimentada, se embarcó en una ambiciosa actividad de construcción de infraestructura nacional en la vana esperanza de sacar a la nación de ese marasmo económico. Estos contratos de proyectos de construcción, siendo subastados, se los llevaba aquel contratista que sometiera la propuesta mas competitiva en cuanto a costos de ejecución.  Siendo los negros el segmento de la población mas pobre de la nación era obvio para cualquier contratista emprendedor que el contratar trabajadores de entre esa población era la forma mas segura de poder ganar una subasta. Esto debido a que los negros aceptarían un salario mucho mas bajo que el salario que recibiría un blanco debido a las pocas opciones que tenían disponibles en educación, habilidades y por tanto empleo.

Para evitar que los contratistas contrataran empleados de entre la población Negra y proteger a las uniones blancas se pasó la primera ley de salario mínimo federal para proteger los empleos de los miembros de estas uniones. Por tanto la pregunta obligada es;

¿Cómo es que establecer un salario mínimo afectaba a la población negra y no a la blanca?

Una vez que el gobierno, mediante leyes coercitivas, declara ilegal pagar por debajo de cierto nivel de compensación las fuerzas del mercado trabajarán para subsanar esta distorsión comercial. Por ejemplo, si el gobierno mediante resolución de ley prohibiera el que se vendan relojes a un precio menor de $150.00 lo que sucederá es que se venderán mucho menos relojes. Pero no solo eso. Habrán personas que, aunque nunca hubieran comprado un reloj a ese precio, al verse obligado a adquirir uno, buscarán el mejor reloj posible que se pueda comprar a ese precio. Por tanto, todos los relojes que solían venderse a un precio mucho mas barato ya no se podrán fabricar, con la subsecuente pérdida de empleos, para la venta ya que nadie va a comprar un reloj de menor calidad al nuevo precio estipulado por el gobierno.

A lo que quiero llegar con este ejemplo es que todos los seres humanos estamos rodeados de unas circunstancias particulares que nos ayudan a evaluar las oportunidades que se nos presentan. Para una persona que no tiene ninguna preparación, marginado de la sociedad y con pobres esperanzas de mejoramiento como lo era la persona negra en los EEUU la oportunidad de poder trabajar, aunque a un salario mucho mas bajo, era una bendición caída del cielo y una gran oportunidad de mejorar su condición y la de su familia. Sin embargo, una vez que el gobierno decide que es ilegal ofrecer un salario menor al que ya devengaban las uniones llenas de miembros blancos (en aquellos tiempos las uniones eran rabiosamente racistas) pues sucede lo mismo que el ejemplo anterior del reloj. ¿Por qué incurrir en el gasto de buscar negros del sur, poco educados, que necesitarán de mas supervición y adiestramiento si no puedo ofrecerles un salario bajo? Mejor usar la empleomanía local, los cuales eran miembros de alguna unión y con la experiencia y educación para hacer el trabajo.

En estos momentos hay un movimiento en los EEUU para forzar a corporaciones como McDonald para que aumenten el salario mínimo a $15.oo la hora. ¿Qué creen que pasará con el pasar del tiempo una vez se logre esto? Una observación perfunctoria del ambiente de trabajo en los establecimientos de comida rápida, mezclada con la experiencia previa de los negros en EEUU y un poco de sentido común nos llevará de la mano y mostrará las consecuencias finales de esta política.

En los establecimientos de comida rápida trabajan, estudiantes, mujeres jefas de familia, abuelas (entradas en edad y otras mucho mas jóvenes) y cualquier otra persona que no tenga mayores oportunidades de poder conseguir un empleo de mayor remuneración. En estos momentos hay personas que ganan alrededor de $15.00 dólares la hora en un sin número de diferentes áreas de trabajo entre ellos la construcción. Si el salario de los establecimientos de comida rápida es aumentado por consideraciones políticas y no económicas el resultado a través del tiempo será el desplazamiento del tipo de persona que en estos momentos está logrando ganarse un poco de dinero para mitigar su precariedad económica. Si usted de repente está obligado a pagar $15.00 la hora, como gerente de un establecimiento de comida rápida, usted va a buscar la clase de persona que valga esos $15.00 la hora. No solo van a aplicar para estas posiciones el tipo de persona que antes aplicaba a las mismas sino que aplicarán personas que nunca antes mostraron interés en este tipo de trabajo y que están mas cualificados. Al igual que el ejemplo anterior del reloj, en el cual un gobierno imaginario prohibió que se vendiera a menos de $150.00 cada reloj, los gerentes de estos establecimientos contratarán a personas con mayores cualificaciones ya que están obligados a pagar mas. Preferirán personas con licencias de electricistas o mecánicos que no solo puedan atender a los clientes sino que también podrían resolver cualquier eventualidad que surgiera con los equipos. En otras palabras se les estaría cerrando una de las pocas oportunidades que tiene los estudiantes, madres solteras, personas de edad avanzada y personas en general sin ningún tipo de habilidades para obtener un puesto de trabajo que mitigue la precariedad económica en la que se encuentran; exactamente lo mismo que le sucedió a los negros en EEUU cuando este tipo de legislación se implantó.

Pero el daño no queda ahí.  Aumentar el salario mínimo mediante medidas coercitivas es lo mismo que si el gobierno le impusiera un impuesto a estas industrias que generan este tipo de empleo de baja remuneración. Como todo impuesto la industria buscará formas de pagar menos del mismo y por tanto buscará la forma de automatizar este tipo de trabajo y hacer mas con menos empleados. Proyectar el valor presente de este impuesto a lo largo de 3, 4 o 5 años puede costear la inversión capital necesaria para desarrollar e implantar un sistema automatizado que solo necesite un mínimo de empleados para su funcionamiento. Este incremento artificial del salario mínimo también aumentará la inflación ya que para mitigar el gasto extra de este impuesto estos establecimientos le pasarán el mismo a sus clientes aumentando lo precios de consumo de sus productos.

Como vemos la economía no se presta a manipulaciones emocionales. Si la misma se prestara a eso los ciudadanos de la Unión Soviética hubieran gozado de la mas esplendorosa y placentera existencia que la buena remuneración pudiera brindar.

Pero lo mas perturbante es la deshonestidad de aquellos que promocionan esta medida, sobre todo en los EEUU; el Partido Demmócrata el cual conociendo las consecuencias históricas de este tipo de política aún así la empuja por el mero hecho de mostrarse mas humanista y sensible frente un segmento de la población que siempre quedará seducido por este tipo de iniciativa.

Un comentario

  1. Quizá en el pasado este argumento tenía mayor validez, pero pienso que el ser humano solo crece ante la necesidad. Mientras tenga alternativas de sobrevivencia sin tener que fajarse mucho, seguirá en inercia. Si ese fenomeno que ud. explica sucediera, pues obligaría a ese sector a utilizar los recursos que YA tienen disponibles para superarse y hacerse competitivos: educarse hasta 4to año es gratis, y existen becas pell.

    Me gusta

¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s